Última entrada en el blog

  • services-2-image-1
    Bienvenidos a la nueva web de ARTESANO FRANCISCO CHINER

    Desde ARTESANO FRANCISCO CHINER hemos querido actualizar el diseño de nuestra web con el objeto de ofrecer un espacio más cercano y novedoso a nuestros clientes.
    De este modo, hemos creado el entorno idóneo para mostrar quiénes somos y lo que hacemos. Poniendo de relieve nuestra dedicación para mejorar la calidad de vida de las personas intervenidas de laringe, para que continúen haciendo la misma vida de siempre. ...

humidificador

Traqueostomía y laringectomía: Aire más húmedo, aire más seguro.

Cuando somos portadores de una traqueostomía o  una laringectomía, hay cosas que tenemos que tener muy claras.

 

Una de ellas es que el aire ya no pasa por los mismos sitios. Algunas de las funciones de las vías aéreas superiores, como la nariz y su mucosa, han de ser suplidas. El calentamiento del aire, su filtrado y en especial su humidificación son funciones que ahora vamos a controlar nosotros/as.,

 

Es importante que el aire llegue a los pulmones en las condiciones adecuadas para facilitar el buen funcionamiento del sistema respiratorio y evitar complicaciones.

 

La complicación más habitual y a la par  de mayor riesgo es la obstrucción de la vía aérea por un tapón mucoso. Otra de las complicaciones más habituales suele ser la traqueitis, o también conocida como tos recurrente. Sea como fuere, el aumento de la viscosidad o densidad del moco, no nos deja eliminarlo, lo que puede acabar a una infección respiratoria.

 

Para evitar estas indeseables situaciones, la humidificación tiene un papel fundamental. Mediante el manejo de la humidificación podemos modificar la densidad de las secreciones mucosas. Por tanto, es fundamental la identificación de secreciones espesas para decidir aumentar la humidificación del aire respirado.

 

¿Cómo humidifico el aire que respiro? Es más sencillo de lo que parece.

 

Humidificar el oxígeno.Si estamos con oxigenoterapia en casa, la máquina que nos aporta el oxígeno o el sistema ha de estar humidificado. Normalmente el aparato lleva un depósito donde se le echa el agua destilada.

 

Nebulizaciones de suero fisiológico. Además, si tenemos este sistema, sólo necesitamos una mascarilla de nebulizaciones. Son esas mascarillas donde ponen los medicamentos en el hospital, para que  entren con el aire que respiramos. En una de estas mascarillas podéis poner suero fisiológico estéril unos 5 ml o más, dependiendo de lo espesas que sean las secreciones, que lo podéis encontrar en farmacias en monodosis. La concentración del suero fisiológico a utilizar dependerá de la densidad del moco, a más denso, mayor concentración del suero, que va desde el 0,9% (el habitual) al 5% (el más concentrado). Realizando varias de estas nebulizaciones al día, veréis cómo el moco se hace más fluido y lo podéis expulsar más fácilmente.

 

Humidificador de ambiente. Además hemos acostumbrarnos a tener en la habitación donde más tiempo pasemos en casa un humidificador. Esto es fundamental y sencillo por las noches. Poner el humidificador en el dormitorio nos supone casi un tercio del día inspirando aire más húmedo. Los humidificadores los podemos comenzar a utilizar ya desde el hospital, no hace falta llegar a casa para empezar con ellos. Los podemos comprar en casi cualquier establecimiento, desde un comercio de electrodomésticos cercano a casa, como farmacias, grandes superficies y por internet. Son muy utilizados también en bebés, así que en tiendas de bebés también encontraréis. Sus precios están entorno a los 50€, los hay más caros y más baratos y de diferentes diseños, pero lo importante es que os los pongáis.

 

¿Con qué frecuencia humidifico? ¿A cuanto pongo el humidificador? ¿Cuándo dejo de poner las nebulizaciones de suero fisiológico?

 

El manejo de nuestra mucosidad es esencial. Tenemos que buscar tener moco fluido y de colores claros o transparente, de manera que sea fácilmente eliminable (que no nos cueste expulsarlo).. No queremos estar todo el día arrancando, pero tampoco que esté muy denso o pegajoso y nos cueste tirarlo.

 

Las nebulizaciones sirven para buscar el punto de humidificación óptimo, pero no se pueden alargar eternamente, hemos de aumentar el nivel humedad del ambiente e ir reduciendo las nebulizaciones, hasta que sea suficiente con el humidificador. Además debemos de ir comentando al personal sanitario que nos lleva el seguimiento los cambios en la mucosidad y el manejo de la humidificación (cuanto es necesario humidificar al día para un moco fluido).

 

Controlar la mucosidad e informar de su estado

 

Cuando no consigamos un buen manejo de la mucosidad, pero notemos cambios en el color u olor de la misma o de cambios en nuestra manera de respirar (nos cueste más) debemos de dirigirnos al profesional sanitario de referencia que nos esté siguiendo: Unidad de Hospitalización Domiciliaria, Centro de Salud, Enfermero de Consultas Externas u Otorrinolaringólogo. Nos pondrán tratamiento para retomar el control de la mucosidad y nos valorarán alguna posible infección.

 

Todas estas cosas, al principio cuestan de controlar, ser constantes  y habituarnos a ellas. Pero a la larga son nuestra rutina y suponen mejorar nuestra calidad de vida.